CIRUGÍA DE LA EPILEPSIA

9

¿Qué es la epilepsia refractaria?

La epilepsia es una de las patologías neurológicas más frecuentes. Un numeroso grupo de pacientes epilépticos continúa padeciendo crisis epilépticas a pesar del tratamiento adecuado con fármacos. Estos pacientes sufren la denominada epilepsia refractaria o resistente a fármacos (ER).

La ER está asociada con el daño cerebral (debido a las crisis comiciales y a los efectos secundarios de la medicación antiepiléptica), una mortalidad más elevada y una calidad de vida disminuida. Además, existe evidencia de que puede causar un deterioro paulatino desde el punto de vista cognitivo y psicosocial.

9

¿En qué consiste la cirugía de la epilepsia?

La cirugía de la epilepsia se define como toda intervención neuroquirúrgica cuyo objetivo primario sea la curación o mejoría del paciente con ER. La cirugía constituye en la actualidad una forma de tratamiento eficaz y segura en un grupo de pacientes con anomalías cerebrales resecables y ER, por lo que se debe ofertar lo más precozmente posible cuando cumpla las indicaciones apropiadas, ya que suprime las crisis epilépticas en un elevado porcentaje de casos.

La cirugía ofrece unos excelentes resultados en pacientes bien seleccionados, con una mejoría de la enfermedad hasta en el 90 % de los casos.

9

¿Qué pruebas diagnósticas preoperatorias hay que realizar?

El objetivo de la evaluación prequirúrgica es identificar el área de cerebro responsable del origen de las crisis (foco epileptógeno), y demostrar que la intervención quirúrgica puede ofrecer buenos resultados en el control de las crisis, sin causar defectos neurológicos o cognitivos adicionales inaceptables. La identificación del foco se realiza a través de la historia clínica, el examen neurológico, la evaluación neuropsicológica, el Electroencefalograma, y las técnicas de neuroimagen anatómicas y funcionales.

En ocasiones es necesario realizar técnicas de diagnóstico que requieren una operación para determinar el foco de las crisis.

9

¿Qué tipos de cirugías existen?

El principio básico en la cirugía para la epilepsia refractaria consiste en extirpar o aislar el foco epileptógeno, donde se originan las crisis, del resto de parénquima cerebral sano.

Los principales procedimientos quirúrgicos son:

Procedimientos resectivos: extirpación de focos epileptógenos.

Procedimientos de desconexión quirúrgica: interrupción de las vías de propagación de crisis a nivel cerebral .

Procedimientos quirúrgicos físico térmicos: provocando destrucción de focos epileptógenos o interrupción de las vías de propagación de las crisis. La energía destructiva también puede aplicarse con radiofrecuencia, laser, radiación y fuentes externas de ultrasonidos.

Procedimientos quirúrgicos de neuromodulación: estimulación de la corteza cerebral, la estimulación de núcleos encefálicos y la estimulación de pares craneales.

9

¿Cuándo y por qué se debe considerar a un niño candidato a cirugía de epilepsia?

La aparición en una edad temprana de la epilepsia y la presencia de crisis persistentes y prolongadas, asociadas con cambios cognitivos, son factores independientes para un pronóstico negativo en el desarrollo psicomotor.  La mortalidad de los niños con epilepsia parcial refractaria es mayor que la del resto de la población. La cirugía realizada a una edad temprana pretende prevenir el deterioro secundario de las funciones cognitivas a la actividad epiléptica. En muchos casos la calidad de vida mejora después de la cirugía al poder disminuir los fármacos antiepilépticos y limitar los efectos secundarios.